TRADICIÓN E INNOVACIÓN

Tradición, investigación e innovación continua. Estos son los conceptos fundamentales que han llevado a Trussardi a anticipar estilos y tendencias y convertirse así en la primera marca italiana de estilo de vida del mundo.

La moda, el diseño, el Restaurante, el Café y las numerosas colaboraciones artísticas son solo algunas de las expresiones del alma cosmopolita, dinámica y marcadamente contemporánea de la marca.

El Grupo Trussardi se funda en Bérgamo en 1911 como taller para la producción y distribución de guantes de lujo. La sociedad fundada por Dante se convierte en una de las empresas más exitosas en el mercado internacional de los accesorios, hasta el punto de ser nombrada proveedor oficial de la Familia Real Británica.

En los años 60, Nicola Trussardi lleva la tradición de la peletería a otro nivel, combinando materiales de calidad con diseño de vanguardia e investigación en el tratamiento de la piel, empezando con la producción de bolsos, maletas y accesorios para el hogar y sentando las verdaderas primeras bases de la que pronto se convertirá en la marca del estilo de vida italiano por excelencia.

En 1973 Trussardi es la primera firma de moda en adoptar un símbolo que identifica todos sus productos: el Galgo, icono de agilidad y dinamismo; en 1976 se inaugura la primera boutique Trussardi en Milán, en Via Sant'Andrea.

La revolución continua en los años 80. Trussardi lanza la colección “prêt-à-porter” y colabora con algunas de las más prestigiosos marcas italianas como Alitalia, Garelli, Agusta y Alfa Romeo, contribuyendo a su consagración como empresas sinónimo del más auténtico estilo italiano. La primera mitad de la década, en particular, marca un nuevo capítulo en la historia de la marca y la moda en general. En 1984 Trussardi traslada el desfile de su colección de mujer otoño-invierno a la Piazza del Duomo de Milán, convirtiéndose en la primera marca del mundo en llevar la moda fuera de los espacios más “exclusivos” para abrirse y dirigirse directamente al público.

En 1996, también en el centro de Milán, en uno de los símbolos por excelencia de la ciudad, se inaugura Trussardi alla Scala, primer edificio emblema del mundo de la moda que acoge un showroom, una boutique, un espacio dedicado al Café y un restaurante que en 2009 se amplía con una terraza de cristal diseñada por el estudio Carlo Ratti Associati, situada bajo el primer jardín vertical de Italia de Patrick Blanc.

 

 

A lo largo de los años, Trussardi ha sabido combinar con armonía la moda y el teatro, la ropa con el vestuario, colaborando con el Teatro Piccolo de Milán y con su director Giorgio Strehler. Se encarga del vestuario del Macbeth estrenado en la Arena de Verona y organiza un desfile en el Castillo Sforzesco con la dirección excepcional de Dario Argento.

Para Trussardi, el concepto de innovación no se detiene, baja de la pasarela y explora otros lugares para encontrar su expresión a través de otras artes, como el diseño y el entretenimiento. Con los años esto se traduce en numerosas iniciativas culturales, como la apertura del Palatrussardi, un nuevo espacio para conciertos y eventos de gran afluencia de público que ha sido testigo de numerosas actuaciones, y la creación de la Fundación Nicola Trussardi dedicada al arte contemporáneo.

Mientras tanto, el Grupo Trussardi continúa su expansión mundial en los mercados emergentes de Europa del Este, Asia y Oriente Medio, abre nuevas boutiques monomarca en Hong Kong, Moscú y Taiwán y crea nuevos e innovadores conceptos de tienda como el T-Store, un espacio exclusivo y modular para contener todos los productos del mundo Trussardi.

Durante estos años también se llevan a cabo las campañas publicitarias para dar a conocer el estilo Trussardi por todo el mundo, gracias a la colaboración con los fotógrafos internacionales más importantes como Richard Avedon, Mario Testino, Michel Comte y Steven Klein.

La investigación ha sido desde siempre el punto de partida de todos los productos y proyectos del Grupo Trussardi. El legado de los métodos más refinados para el tratamiento de la piel se combina con el estudio continuo de nuevas técnicas de fabricación de las prendas y de elaboración de materiales, situando a la marca en el centro de las nuevas tendencias del diseño y la moda a escala internacional.

La creatividad del Grupo Trussardi ha recorrido, reinventándose y renovándose, el último siglo de historia. Ya sea en la moda, el diseño o la gastronomía, siempre que Trussardi se sube al escenario, combina la cultura y el reconocimiento de su marca desde una perspectiva de contemporaneidad.